Mucha empatía y un poco de amor también

“Hubo un día en el que nos dimos cuenta de que podíamos querernos
Y todo fue más lindo
Más llevadero
Menos solitario
Y menos doloroso
Con mucha más empatía y un poco de amor también

Porque no te digo yo que nos odiábamos
¡Ay, cómo nos odiábamos!
Nos habían enseñado a tenernos envidia
A vernos como competencia
A ser celosas
Nos habíamos creído a la perfección que éramos unas “bichas
Nos criticábamos entre nosotras
La ropa, el cuerpo, la actitud
Que era una puta
Que se merece que la engañen
Que encima vos viste que se puso lo mismo que la otra vez

Pero hubo un día, otro día, en el que de repente faltó una
Y ahí fue que nos dimos cuenta de que cada vez estábamos siendo menos
Y que unidas y hermanadas podíamos ser más fuertes de lo que alguna vez nos hicieron creer
Pero hubo un día, otro día, uno bastante oscuro y cruel
En el que nos dimos cuenta de que podíamos querernos
Y de repente nos veíamos en todos lados porque, efectivamente, estábamos en todos lados

Éramos nuestras abuelas amas de casa
Nuestras madres que durmieron noches enteras con el celular en la almohada esperando un mensaje de “llegué
Éramos nuestras amigas que nos ayudaron a salir de una relación violenta
Éramos las desconocidas en el baño del boliche
Éramos las gordas que no entran en un asiento de cine
Y también las flacas que no pueden comer una manzana sin pensar en las calorías
Éramos las que votaron por primera vez, las que ocupan cargos políticos, las que no tienen miedo de ponerse al frente de un grupo de varones
Éramos las científicas, las maestras, las deportistas, las empleadas domésticas, las trabajadoras
Éramos las putas que se cagan de frío en la esquina esperando ganar algo de plata
Éramos las locas que gritan en el colectivo porque le tocaron el culo
Éramos las que dijimos que sí cuando teníamos miedo de decir que no
Éramos las que nos animamos a tomar control de nuestra sexualidad y las que todavía fingen orgasmos
Y éramos también, éramos las que faltaban en sus casas y las que nunca van a volver
Éramos todas, incluso las que ya no son más

Y sí, hubo un día en el que nos dimos cuenta de que podíamos querernos
En el que supimos que nunca más íbamos a estar solas
En el que nos empezamos a ver en todos lados porque, efectivamente, estábamos en todos lados
En el que supimos que unidas y hermanadas podíamos ser más fuertes
Y a partir de ahí, el mundo se abrió para nosotras
Y todo fue más lindo
Más llevadero
Menos solitario
Y menos doloroso
Con mucha más empatía y un poco de amor también”.

Deja un comentario